jueves, 12 de enero de 2012

La electricidad.


La situación que estamos pasando en los últimos días es lo que me ha motivado para escribir este post. Desde que estoy en Uganda, sí que vivido lo molestos que pueden ser los cortes de luz, tanto en la casa como cuando vas a hacer algo a la ciudad y no puedes porque no hay luz en la tienda, lo que hace que la gente pierda mucho dinero en sus negocios, pero eso es otra historia.
Pues llevamos varios días despertándonos sin luz y esta no vuelve hasta que ya se ha hecho de noche. Lo que significa que esto nos permite trabajar hasta dónde las baterías de los portátiles lleguen y se hace mucho trabajo a la antigua, con papel y boli. También significa mañanas enteras perdidas, aburrimiento insoportable, porque por un lado no hay mucho que hacer aparte de leer o jugar con las niñas y por otro lado está, la impaciencia de que tienes que hacer algo que no puedes porque la falta de electricidad no te deja.


Por la noche, el rato que viene la electricidad, pones a cargar el pc, en vista de que mañana tampoco vas a tener electricidad cuando te levantes. Y sólo ves algo, una peli o una serie antes de dormir si en ese momento puedes tener cargando el pc, hay que guardar batería para el día siguiente, porque, quien sabe.
Lo más gracioso de todo esto, es que la gente de aquí sabe que los cortes de electricidad son deliberados. Peter nos ha contado que Uganda vende electricidad a países vecinos, y que por ejemplo cuándo él ha estado en Ruanda, la electricidad no se ha ido ni una vez. En otra zona de Uganda, Jinja, hay unas cataratas de las que se saca electricidad, pero la empresa la vende fuera, dejando el país a oscuras.
Son gajes del oficio, cuándo vine aquí sabía que iban a haber cortes de electricidad, que muchas veces tendríamos que estar de brazos cruzados y punto, pero cuando tienes fechas de entrega, olvidas la paciencia y sólo te acuerdas de la familia del tío que le ha dado al boton de off en la central eléctrica.
Noticia de última hora: esta tarde nos traen un generador!

Vertu blessaður! 

1 comentario:

Unknown dijo...

Electricity shortages can indeed be completely crippling. Up until last year (or was it 2 years ago) where I didn't own a laptop, or a smarthphone it meant that there was almost nothing I could do. The funny thing is how the mind usually works in these situations, as we forget all the things we get for granted:
"Oh...I can't be on the PC, guess I'll just watch some TV...oops! Well...I can always go read a book, not with this candle light though, better turn on the lig....damn!"

Hope you get your generator up and running soon. :)